La Primera Impresora 3D Espacial Europea Llegará En 2015

La unidad es un cubo con 25 centímetros de lado e imprime en plástico biodegradable e inofensivo utilizando un proceso basado en el calor

La primera impresora 3D europea en el espacio será instalada a bordo de la Estación Espacial Internacional el próximo año.

Diseñada y construido en Italia, se puso a prueba como parte de la misión futura de la astronauta de la ESA Samantha Cristoforetti, y se prevé que alcance la órbita en el primer semestre del próximo año. Samantha será enviada a la Estación el próximo 23 de noviembre por un periodo de seis meses.

«La POP3D es una pequeña impresora 3D que requiere la participación de muy poca energía y equipo para operar», explicó Luca Enrietti, de Altran, contratista principal de la impresora compacta.

La unidad es un cubo con 25 centímetros de lado e imprime en plástico biodegradable e inofensivo utilizando un proceso basado en el calor.

No afectar el medio ambiente

«Parte del reto de diseñar una impresora 3D para la estación era asegurar que su operación no afecta el medio ambiente de la tripulación», añadió Giorgio Musso de Thales Alenia Space Italia, investigador principal del proyecto, informa la ESA..

Financiado por la agencia espacial italiana ASI, POP3D debería tardar alrededor de media hora en producir una sola pieza de plástico, que será enviada finalmente a la Tierra para una prueba detallada, incluyendo la comparación con otra pieza idéntica impresa en la superficie de nuestro planeta.

El proyecto fue presentado durante un taller sobre la impresión en 3D para el espacio que tuvo lugar en el centro técnico de la ESA en Noordwijk, Países Bajos. Más de 350 expertos de toda Europa se reunieron para discutir el potencial de la impresión 3D para el espacio, tanto en la órbita como en superficie.

El «Smartwatch» Samsung Gear S, El Primero Con SIM, Desembarca En España

Este dispositivo de muñeca «aporta una conectividad total mediante las redes 3G y wifi que lo convierten en un ‘semismartphone’ sin perder ni un ápice de comunicación»

La nueva generación de relojes inteligentes de Samsung, el modelo Gear S, llegará al mercado español desde este viernes con un coste de 399 euros y con novedades como una pantalla curva de 2 pulgadas, tarjeta SIM independiente y conectividad propia que permite usarlo con independencia del móvil.

Este dispositivo «aporta una conectividad total mediante las redes 3G y wifi que lo convierten en un ‘semismartphone’ sin perder ni un ápice de comunicación», ha asegurado el vicepresidente de telecomunicaciones de Samsung España, Celestino García, durante la presentación del producto.

Según la compañía, el modelo está «diseñado para ser libre», ya que la batería le permite una autonomía de hasta ocho horas, «perfecta para ir a correr o salir de casa sin el móvil». Se trata de uno de relojes más grandes del mercado, debido a su pantalla de dos pulgadas, que cuenta con un diseño curvo y con calidad de imagen Super Amoled.

Su tamaño permite usar el teclado qwerty para facilitar la escritura…, aunque también se puede manejar con los comandos del programa S Voice. «La pantalla tiene accesos directos personalizables y su tamaño añade funcionalidades que otro tipo de reloj no tiene, como por ejemplo ver imágenes enviadas por WhatsApp», ha explicado el responsable de tecnología y plataformas de Samsung, Nacho Nieto.

A pesar de que la tarjeta SIM le aporta la posibilidad de funcionar de manera independiente, el Gear S se puede sincronizar con el móvil para recibir llamadas, notificaciones de correo o de las redes sociales, o reproducir música, entre otras funciones. El Gear S incluye 4 GB de memoria interna y una batería de 300 horas que «puede durar hasta tres días si se hace un uso emparejado con el móvi», ha añadido Nieto.

Otra novedad del dispositivo es la incorporación del sistema operativo de código abierto Tizen, la alternativa a Android que está apoyando Samsung mediante su inclusión en los nuevos dispositivos que fabrica. «La intención de usar Tizen era poder hacer el sistema lo más transparente posible y hemos probado que su aceptación, su simplicidad y la manera de hacer los desarrollos está al alcance de la mano», dice García.

La comercialización de este producto se hará con todos los operadores y «se puede hacer un duplicado de la tarjeta SIM actual o comprar una tarjeta con un nuevo número a un coste muy bajo», ha anunciado. En un principio el modelo Gear S saldrá al mercado en los colores blanco y negro y con la posibilidad de usar pulseras intercambiables.

Respecto a la adaptación a una muñeca más delgada, debido al tamaño del dispositivo, García ha indicado que «todavía no está disponible en varios tamaños» pero se trata del «principio de una nueva industria ypor tanto se escuchará las opiniones de los usuarios».

La venta de dispositivos «wearables» crecerá en España un 203% esta Navidad