El Próximo Smartwatch De Sony Tendrá Pantalla y Correa De Tinta Electrónica

La empresa ha expuesto su idea de reloj inteligente bajo un seudónimo en una página japonesa de financiación colectiva

 

Sony ha estado trabajando en un reloj inteligente con pantalla y correa de tinta electrónica en los últimos meses bajo un seudónimo. La empresa japonesa colgó su idea en una página de crowdfunding con el nombre de FES (Fashion Entertainment). El prototipo del reloj gustó a los usuarios y ha superado la meta de recaudación. Ahora, The Wall Street Journal (WSJ) desvela que Sony ha estado detrás del FES Watch todo este tiempo.

La empresa se escudó en un alias para hacer un sondeo real de mercado. «Escondimos el nombre de Sony porque queríamos probar el valor real del producto, para conocer si había demanda de este concepto», dijo uno de los encargados del proyecto al WSJ.

La característica que más ha llamado la atención del smartwatch ha sido su utilización de la tinta electrónica (E-ink). Sony ha probado usar esta tecnología, la misma que usa Amazon en sus e-reader Kindle, en la pantalla y en la correa del reloj.

Pebble, uno de los primeros relojes inteligentes, también usa e-ink en su pantalla. Sin embargo la idea de Sony va más allá. La empresa nipona utiliza la tinta electrónica en la correa y pantalla para jugar con la apariencia del dispositivo. En el vídeo de muestra colgado site de financiación Makuake, se exhiben hasta 24 patrones distintos de diseño.

La batería del FES durará hasta 60 días. Esto no es descabellado. Las pantallas de tinta electrónica suelen consumir muy poca energía.

El próximo smartwatch de Sony tendrá pantalla y correa de tinta electrónica

El Fabricante De Las Ray Ban Se Alía Con Intel Para Hacer Sus Propias «Google Glass»

Luxottica, que a principios de año acordó con Google proponer diseños para este dispositivo, podría lanzarse a esta tecnología de la mano del fabricante de componentes. Se espera que las primeras gafas inteligentes lleguen en 2015

Luxottica, la empresa italiana, ha unido fuerzas con el fabricante de chips Intel para desarrollar unas gafas que combinen las bondades de sus principales marcas de moda con la tecnología. Es decir, entrar en el mercado dónde el nombre que más suena es «Google Glass».

El fabricante de gafas más grande del mundo dijo esta semana que el acuerdo con Intel servirá para fines muy específicos, y que en teoría no pretende competir contra las Google Glass. De hecho, Luxottica tiene un acuerdo con Google para fabricar y distribuir modelos de Google Glass; e Intel, según «The Wall Street Journal»,proporcionará los chips para los próximos modelos de las Glass.

«Hemos empezado a trabajar en los sensores que pueden detectar, por ejemplo, la temperatura o la ubicación», anunció a Reuters, Massimo Vian, presidente ejecutivo de Luxottica,fabricante de las gafas Ray Ban, Oakley y Persol, y con licencias de uso de Chanel y Tiffany«Intel ofrece sus procesadores y nosotros nuestras marcas», acotó Vian.

Intel está haciendo sus mejores esfuerzos para entrar en la era de los dispositivos «wearables» y el internet de las cosas. Por ejemplo, a principios de este año se asoció con el minorista reloj Fossil Group y la marca Opening Ceremony para desarrollar dispositivos wearablescomo pulseras inteligentes de carga inalámbrica, haciendo énfasis en el diseño.

Intel y Luxottica señalaron que empleados de ambas empresastrabajarán en conjunto en equipos de investigación y desarrollo. Se espera que presenten sus primeras gafas en 2015. Vian, que asumió el cargo del director general en octubre tras una salida de ejecutivos, dijo que su grupo ha estado mirando alianzas con empresas de tecnología desde hace 18 meses. «Las gafas con componentes electrónicos serán el futuro de este sector», dijo.

Luxottica, de hecho, anunció en marzo una alianza con Google para mejorar el diseño de las Glass, según adelantó el diario ABC en marzo. La firma italiana aseguró entonces que este acuerdo con el gigante de internet podría allanar el camino para un nuevo mercado de gafas inteligentes, un segmento tecnológico que aún no ha despegado. De hecho, el interés por las propias Glass ha disminuido notablemente en los últimos meses por sus constantes vaivenes acerca de su versión comercial definitiva, que ha vuelto a retrasarse y todo apunta que en caso de llegar, será en 2016.