Los Ciberataques, Armas Potentes Para Los Delincuentes

El último ataque a Sony Pictures ha dejado en evidencia el poder que tiene una ofensiva informática

Los ataques cibernéticos son la nueva arma potente de los delincuentes. Los últimos grandes ataques han dejado en evidencia el poder y la influencia que pueden llegar a tener los virus cuando entran en los sistemas informáticos de las empresas. Sony Pictures, la división de entretenimiento de Sony, ha sido una de las últimas afectadas. El grupo de hackers denominado como «Guardianes de la Paz» decidióvulnerar por completo la plataforma informática de la empresa para evitar, supuestamente, la proyección de la película «The Interview», que se mofa del líder de Corea del Norte. El ataque ha ocasionado que Sony pierda millones de dólares, que sus empleados hayan tenido que recurrir al papel y al lápiz para hacer su trabajo, y que se hayan filtrado datos sensibles, como el número de la seguridad social de actores de renombre.

Estas consecuencias han sido un «juego de niños» si se comparan con los daños que podría causar un ataque dirigido a una industria más crítica. En julio de 2014, la firma de análisis Symantec descubrió la campaña Dragonfly que dirigía amenazas a empresas de energía (red eléctrica, oleoductos) en Estados Unidos, España, Italia, Francia, Alemania, Turquía y Polonia. Los hackers utilizaron una vulnerabilidad en SCADA (un sistema de gestión en remoto) para recopilar información secreta. Nation-E, una empresa israelí dedicada a la ciberseguridad en energía, ha apuntado que si los piratas informáticos hubieran decidido sabotear de forma activa «podrían haber dañado o interrumpido el suministro de energía en muchos países». «Hace 10 o 20 años, nadie imaginó que las fuentes de energía y sus sistemas estarían bajo estos ataques», ha dicho Daniel Jammer, fundador y CEO de Nation-E.

Un ataque de esa magnitud dejaría sin electricidad a una ciudad, pero también pondría en jaque a la banca o sistemas de transporte como el Metro. El Banco Mundial calculaba que el tiempo medio que puede sobrevivir una persona con el dinero que lleva en efectivo en sus bolsillos es de 45 minutos. Imaginen entonces que bajo una ofensiva de este tipo las personas no puedan retirar su dinero en los cajeros automáticos ó hacer un simple pago por internet. «Lo cibernético por sí solo no destruye pero cuando actúa sobre algo físico sí y se convierte en riesgo cuando por ejemplo, se combina con un misil», apuntaba uno de los expertos presente en Cybertech, una conferencia dedicada a la ciberseguridad en Be’er sheva (Israel) en mayo de 2014.