«Mi Jefe Me Ha despedido Por WhatsApp: ¿Es Legal?»

Si te ves en esta situación en algún momento, debes saber que esa decisión necesita ser dotada de validez legítima

Las nuevas tecnologías han cambiado el mundo y la forma en la que nos relacionamos. Ya no nos referimos únicamente a las relaciones personales, a día de hoy muy afectadas por WhatsApp o Facebook, sino también a las profesionales. Y no solo por LinkedIn.

Han nacido nuevas formas a la hora de relacionarnos. Atrás han quedado los tiempos en los que una empresa llamaba al teléfono fijo de casa para concertar una entrevista. Hoy, un candidato a un puesto de trabajo es investigado en Google y las «headhunters» son capaces de hacer una exhaustiva radiografía de los profesionales a la hora de examinar su idoneidad para el puesto.

En el área profesional, WhatsApp también se ha convertido en una herramienta clave. La «app» es la excusa perfecta para que tu jefe te escriba un domingo cualquiera preguntándote si estás disponible. Y, en el peor de los casos, la aplicación es utilizada para comunicar un despido, tal y ha advertido Legálitas.

¿Es esto legal? Rotundamente no. La compañía española dedicada al asesoramiento jurídico explica: «Es importante saber que estos despidos no tienen validez legal, ya que para que un despido se pueda considerar válido, el Estatuto de los Trabajadores exige que la comunicación se haga por escrito y de manera fehaciente».

Si te ves en esta situación en algún momento, debes saber que esa decisión necesita ser dotada de validez legal y WhatsApp, de momento, no ha evolucionado hasta este punto. Para ello, se necesita una carta de despido en la que se detalle la fecha del mismo «y los argumentos que motivan esa decisión», explica Legálitas.

Cuestionada La Seguridad De Las Huellas Dactilares En Los «Smartphones»

Expertos aseguran que los sistemas instalados en los dispositivos Android tiene vulnerabilidades que permitirían robar las credenciales de los usuarios

En la búsqueda de las mejores (y más óptimas) barreras contra la ciberdelincuencia, los sistemas biométricos han venido posicionándose como una de las más potentes. Internet, en su amplio espectro, es el centro de la experiencia de las nuevas tecnologías.

Pero nada es susceptible de ser «hackeado». Si está conectado, se puede entrar. Los expertos lo creen. Y se ha demostrado que la seguridad informática va por detrás de las técnicas de los ciberdelincuentes. Un pequeño agujero y vulnerabilidad es, rápidamente, localizado. Y en caso de ser explotado, los riesgos pueden ser importantes.

La incorporación de nuevos mecanismos de seguridad en los dispositivos móviles inteligentes se intuye el futuro. ¿Olvidarse de las contraseñas? Es posible. Y los globos oculares o la huella dactilar se perfilan como los más extendidos. Una de las conferencias desarrolladas durante la convención de «hackers» Defcon celebrada esta pasada semana en Las Vegas, ha cuestionado la seguridad de la huella digital como método más robusto para desbloquear las máquinas.

«La fuga de huellas dactilares es irreparable. Sería un desastre si los atacantes pueden almacenar de forma remota las huellas dactilares a gran escala». Así se presentaron Yulong Zhang y Tao Wei, investigadores de la firma de seguridad FireEye, para desvelar que el sensor integrado en los dispositivos Android es fácilmente «hackeable».

Los modelos HTC One Max, Huawei Mate 7 y Samsung Galaxy S5 son algunos de los analizados, pero irán a más, dado que se estima que en 2019 la mitad de los teléfonos móviles que se lancen tendráneste tipo de sistemas de desbloqueo de pantalla. Los expertos aseguran que tomar el patrón de huella dactilar en estos casos es una tarea sencilla. Los dispositivos iPhone, de Apple, por ejemplo, son más seguros en este sentido, en parte debido a que encriptan los datos de huellas digitales, aseguran los expertos.

La razón que esgrimieron los expertos recaló en fallos de diseño. La posibilidad de exprimir vulnerabilidades localizadas en los sistemas actuales pone en riesgo -dicen- su seguridad, que podría incluso permitir a ciberdelincuentes robar las credenciales en el momento de realizar un pago móvil, otra de las tendencias emergentes.

Diversos organismos y gobiernos llevan tiempo utilizando la tecnología biométrica, ya que ofrece un mayor nivel de seguridad contra ataques cibernéticos que otros métodos de protección. La disponibilidad de estos sistemas en plataformas móviles basadas en la nube ha subido el listón de la seguridad, aunque, sin embargo, algunos expertos consideran que en su forma actual no proporcionan el nivel necesario de seguridad para evitar el robo de identidad.

Hay casos en los que se ha levantado el telón del miedo. El hecho de que en el pasado más reciente algunos «hackers» hayan logrado con éxito acceder a cuentas personales mediante el uso de fotografías de huellas dactilares pone en el punto de mira este tipo de métodos. Solo hace falta recordar un caso reciente, en el que un grupo de «hackers» conocido como Chaos Computer Club realizó una réplica de la huella digital de la ministra de Defensa alemán, Ursula von der Leyen, a partir de una serie de fotografías.

Google Se Convierte En Alphabet

El gigante tecnológico anuncia una reestructuración a través de una matriz, Alphabet, bajo la que estarán todos sus negocios. El buscador seguirá bajo el nombre Google

Google es hoy un buscador que ingresa miles de millones de dólares a través de publicidad, una empresa que desarrolla un sistema de envíos a domicilio con drones, una compañía que ya ha puesto a circular automóviles sin conductor y un laboratorio médico que combate el envejecimiento.

Dentro de unos meses,Google pasará a llamarse Alphabet. Será el paraguas bajo el que se organizarán todos los negocios del gigante tecnológico, en una reestructuración radical de la compañía que fue anunciada este lunes. El buscador y los negocios relacionados con Internet -como YouTube, Android o Chrome- seguirán llamándose Google, que, al igual que las otras sociedades y proyectos, será una subsidiaria de Alphabet.

El revolcón en la estructura corporativa también afecta a las personas: Larry Page, hasta ahora consejero delegado de Google, será el nuevo consejero delegado de Alphabet. El otro fundador de la empresa,Sergey Brin, será el presidente de la matriz. Eric Schmidt, que era presidente de Google, pasa a ser presidente ejecutivo de Alphabet. YSundar Pichai, hasta ahora director de producto de los negocios de internet de Google, pasa a ser consejero delegado de la nueva filial.

A trazo grueso, la reestructuración separa el negocio que hace dinero en Google -los servicios en internet- de todo lo demás, en su mayoría proyectos visionarios. La decisión dotará de másindependencia a cada filial y evitará que el desarrollo de unas partes del negocio condicionen a otras. «Nuestra compañía funciona bien, pero creemos que la podemos hacer más limpia y fácil de controlar», justificó en una entrada de su blog Page.

Google, paradigma de la innovación y fundada por dos emprendedores que apenas pasar de los 40 años, busca parecerse a Berkshire Hathaway, el holding de Warren Buffett (casi 85 años): cada consejero delegado de las sociedades que conforman Alphabet reportará directamente a Page.

Según «The Wall Street Journal», Page dijo en una reunión con inversores que para él Berkshire Hathaway era un modelo para gestionar empresas grandes y complejas. «Esto nos permitirá una mejorgestión en escala, poden gestionar de manera independiente negocios que no están relacionados», dijo en su blog. El cambio no se ejecutará hasta el cuarto trimestre de este año, pero ayer el mercadoreaccionó bien a la noticia: en la negociación «after hours», la acción del todavía Google se disparaba casi un 6%.