Descubren Nuevas Amenazas Informáticas

Las amenazas conocidas como adwares mantienen su crecimiento vertiginoso en este período.

Las investigaciones de G DATA SecurityLabs identificaron exactamente 1.848.617 nuevos tipos de malware en la primera mitad de 2014. De mantenerse este ritmo, la cifra de 3,38 millones registrada al año sería fácilmente superada al finalizar 2014.

Atendiendo a su categoría, los troyanos siguen manteniéndose como el arma preferida de los “cibercriminales”. Le siguen los descargadores, una amenaza que realiza las veces de puerta de entrada permitiendo el ingreso de una segunda amenaza mucho más real.

Además, el informe permite comprobar un incremento de las amenazas denominadas como adware. Desde la segunda mitad de 2012, este tipo de malware se ha multiplicado por 16 y ya constituyen el 13% de las nuevas firmas de virus. Son los también llamados Potentially Unwanted Programs (PUPs) y no constituyen una amenaza en el sentido más estricto de la palabra, pero si un verdadero dolor de cabeza para sus víctimas. En la mayoría de los casos, modifican la configuración del navegador sin la aprobación del usuario y muestran anuncios y ofertas no deseadas. Están diseñados para dificultar su desinstalación, además de ser muy lucrativos para sus creadores.

“Un gran número de amenazas no implica riesgo más elevado o mayor peligrosidad, Igualmente un número reducido de amenazas, como sucede con los rootkits y exploits, tampoco significa ausencia de riesgo. La cantidad en este caso no está relacionada con la calidad de la amenaza, cuyo mejor ejemplo viene representado en el incremento masivo de adwares. El uso de rootkits en particular ha cambiado significativamente durante el último año. La conversión a sistemas operativos de 64 bits y medidas adicionales de protección establecidas en el kernel de Windows han complicado el trabajo de los creadores de malware”, afirma Eddy Willems, experto en ciberseguridad de G DATA.

“Si se mantiene este ritmo de creación de malware, en 2014 se superarán los 3.5 millones de nuevas amenazas registradas en 2013 para entornos Windows. Los troyanos bancarios y los adwares se cotizan al alza y se consolidan como unos de los programas maliciosos más lucrativos y con mayor proyección de la economía sumergida”, concluye Willems.