El menú de inicio volvería en segunda actualización de 8.1

Con regreso confirmado en Build 2014, se cree que la esperada funcionalidad del sistema operativo de Microsoft volverá hacia el mes de agosto de la mano de una update.

Cuando Microsoft presentó Windows 8 con bombos y platillos, postulando el arribo de un sistema operativo que sabría conjugar su esencia con los entornos táctiles, la ausencia del clásico menú de inicio dio paso a innumerables quejas por parte de los usuarios habituados a versiones anteriores del sistema operativo. Desde la compañía habían revelado que la decisión fue impulsada por datos recogidos en pruebas de uso y que el nuevo mecanismo se mantendría intacto. Sin embargo, con anuncios previos al evento, el regreso del menú de inicio fue confirmado por Microsoft en Build 2014.

Tal como explicamos en en nuestra cobertura del evento que tuvo lugar en San Francisco a comienzos de abril, “el menú está divido en dos: por un lado, la lista de aplicaciones ‘ancladas’ y, por el otro, un mosaico al estilo Windows Phone que contiene los Live Tiles con notificaciones”. En esta línea, su aspecto aparece como un híbrido entre el viejo menú de inicio de Windows 7 y Live Tiles de Windows 8.

menu-inicio-650x4501

Aún no se conocen las coordenadas temporales para el regreso de la esperada funcionalidad. En base a las usualmente citadas “fuentes cercanas a la compañía”, The Verge indica que el menú de inicio volverá a Windows 8 en una segunda actualización para Windows 8.1, la cual tendrá lugar hacia el mes de agosto; podría tratarse de Windows 8.1 Update 2 o de Windows 8.2. Según anota Neowin “con su primer gran update, Microsoft lentamente reintroduce funciones clásicas y se ha comprometido a hacer que el sistema operativo sea más amigable con el mouse y el teclado”.

Aunque se esperan cambios de base en Windows 9, versión que será presentada en 2015, Microsoft procura que el menú de inicio regrese este mismo año. En vistas a la atención que ha puesto la compañía en las voces de los usuarios, The Verge sostiene que asistimos a un “signo de que Windows se convertirá nuevamente en Windows”.