Este pequeño robot es la primera impresora de bolsillo

Y ahí no queda otra que recurrir a las impresoras. Si tenemos una a mano el trámite es fácil, pero si no, comienza la peregrinación: la de la oficina, la de un conocido o familiar, el centro de copistería de dos calles más abajo. En casos de urgencia se puede acudir a uno que funcione 24 horas, pero el precio estará a la altura de nuestras prisas. Todo ello para imprimir un par de folios.

Se desplaza sola sobre el papel

Hasta ahora, porque una pequeña startup fundada por estudiantes israelíes está a punto de cambiar eso. Esta semana presentaba la Mini Mobile Robotic Printer, la que podríamos llamar la primera impresora de bolsillo. El dispositivo aún no está perfeccionado pero el concepto es lo suficientemente original como para despertar mucho interés y expectativas. Algo notable ya que estamos hablando de un dispositivo en principio tan poco emocionante como una impresora.

Esta impresora robótica tiene forma de flecha y un tamaño algo más grande que el de un ratón. Funciona desplazándose sobre el papel e imprimiendo a medida que lo hace, desde cualquier dispositivo, ya sea un ordenador, un móvil o una tableta. Haciendo un símil, podríamos decir que es a las impresoras lo que las Roomba son a las aspiradoras.

La comunicación se produce gracias al protocolo BPP, que permite que el ordenador reconozca este pequeño aparato como si fuese una impresora normal. Sus creadores trabajan ahora en aplicaciones tanto para iOS como para Android con las que enviar los documentos directamente desde el smartphone.

“¿Por qué no quitarlo todo menos el cabezal?”

 “Las impresoras actuales son, en esencia, un cabezal corriendo de izquierda a derecha sobre una hoja de papel en movimiento. Nosotros nos preguntamos por qué no nos deshacíamos de todo el dispositivo y simplemente colocábamos el cabezal sobre un juego de pequeñas ruedas que lo hagan desplazarse sobre el papel. Así podíamos hacer una impresora lo más pequeña posible”, cuentan los responsables de Zuta Labs en la descripción de su producto.

En el interior de la pequeña impresora se coloca el cartucho de tinta, con una pestaña como seguro cuando no esté en uso, y también hay una batería recargable vía USB. Según Zuta Labs, puede imprimir unas mil páginas antes de necesitar recambios, y una batería completa podría imprimir durante una hora seguida, a un ritmo de una página cada 40 segundos. De momento, la primera versión del producto funcionará en blanco y negro.