Google Glass Cierra Todas Sus Tiendas

Los cuatro establecimientos en el mundo donde la compañía vende el producto no son necesarios porque, según Google, la mayoría de sus clientes compran las gafas inteligentes online

 

Solo existen cuatro tiendas en todo el mundo que actualmente vendan las Google Glass, el modelo de gafas inteligentes desarrollado por la multinacional Google. Una está en Los Ángeles, otra en San Francisco,una en Nueva York y la única europea que se encuentra en Londres. Sin embargo, en cuestión de meses ya no quedará ninguna.

La empresa ha anunciado a través de un post publicado en Google+ por el desarrollador del producto, Spencer Kleyweg, que ya no necesitan estos establecimientos porque la mayoría de los clientes compran las gafas inteligentes online.

Sin embargo, es probable que la medida también se haya tomado después de que algunas de las principales aplicaciones con las quepuede contar el producto, como Twitter, hayan dejado de apoyar a Google Glass. Estos establecimientos eran un centro donde los usuarios podían tener soporte técnico, para que los potenciales compradores probaran el producto y donde muchos clientes recogían sus gafas inteligentes tras comprarlas online.

Pero Google afirma que la venta por internet da nuevas vías de apoyo postcompra y que estas tiendas «ya no son necesarias como antes». Todo comenzó cuando los usuarios que necesitaban ayuda para programar sus Google Glass intentaban pedir una cita en una de las tiendas y la página web no daba ninguna fecha con disponibilidad.

«Como Google ha encontrado soluciones online y por teléfono a los tres propósitos con los que se crearon las tiendas no son necesarias ahora», afirma Kleyweg en el comunicado. El desarrollador asegura que la tendencia de los últimos diez años va en otro camino. La gente visita cada vez menos las tiendas físicas por lo que Google está siguiendo esta estrategia.

Además, Kleyweg desmiente los rumores sobre la mala racha por la que atraviesa Google Glass. «Algunos pueden pensar que este es el comienzo de la muerte del producto pero es solo una estrategia de negocios inteligente por parte de Google», afirma el ingeniero. Según él, esta es una decisión rentable y mucho más práctica a largo plazo para la compañía.