MSI GS70 Stealth Pro, El Portátil De Los Jugones Viajeros

El año pasado MSI nos presentó su GS70, todo un jugón de 17 pulgadas dispuesto a acompañarte en tus mejores partidas. Este año, la firma ha decidido actualizarlo y nos ofrece una versión renovada de un equipo atractivo, potente e interesante para los amantes del juego que busquen un laptop de este corte. ¿Lo quieres conocer un poco mejor? Pues lo tienes tan fácil como echar un vistazo tras el salto y acompañarnos en el repaso del GS70 Stealth Pro. No te lo pienses dos veces, jugón.

Posiblemente el diseño es uno de los aspectos donde sale mejor parado este equipo. Este modelo GS70 disfruta de un grosor bastante delgado (21,8 mm) y un peso relativamente liviano (2,66 kg) para las dimensiones que tiene -recuerda que disfruta de una pantalla de 17 pulgadas. Sin duda resulta poco habitual ver equipos destinados al sector gaming que cuenten con unas proporciones tan golosas -en lo que a fácil transporte se refiere-, de forma que resulta cuanto menos una propuesta interesante para aquellos que se muevan con frecuencia y no quieran renunciar a sus partidas en el PC ni a las dimensiones de una buena pantalla.

El acabado ayuda también a una valoración positiva del laptop y es que este portátil disfruta de chasis de aluminio cepillado en gris oscuro, emitiendo una sensación de calidad superior a la que se puede tener en otros equipos que prefieren apostar por el policarbonato. Hasta el packaging ha sido cuidado en esta ocasión, contando con un embalaje en atractivo color negro y detalles en rojo que delata que el interior hay un equipo preocupado por su estética.

A la hora de hablar de sus puertos, el equipo viene bastante completo. En el lado derecho hay sitio (en orden de colocación) para dos puertos USB 3.0, un lector de tarjetas, el conector de corriente, un puerto de seguridad y la rejilla de ventilación. En el izquierdo, encontramos otra rejilla de ventilación, el conector LAN Gigabit Killer (para dar mayor prioridad a los juegos y mejorar la experiencia online), un puerto HDMI, dos mini Display Ports, otros dos USB 3.0 y tres minijacks de audio (chapados en oro) para sistemas analógicos de audio 5.1. Solo es destacable en el frontal la presencia de varios LEDs, indicadores de actividad.

El teclado SteelSeries del portátil es bastante amplio y de uso cómodo. Además de poder configurar para ofrecer retroiluminación en diferentes colores y con efectos en distintas zonas del teclado, tendrás la posibilidad de crear perfiles personalizados para diferentes aplicaciones así como asignar acciones a cada tecla.

Justo por encima del teclado, bajo una discreta rejilla, se encuentran los altavoces Dynaudio del portátil (son cuatro en total), un sistema 2.1 canales que ofrece un sonido bastante alto y aceptable para este modelo; y por debajo se aloja el trackpad, de gran tamaño y buena pulsación -aunque es bastante probable que si te compras este equipo para sacar partido a tus juegos, acabes por hacer con un periférico externo en lugar de usar el trackpad.

¿Y qué encontramos dentro de este equipo? Pues la máxima configuración posible en el catálogo. Este MSI monta un procesador Intel Core i7-4700HQ junto a 16 GB de RAM y una tarjeta NVIDIA GeForce GTX 870 M con 3 GB de RAM DDR5 dedicados. Su rendimiento durante nuestros juegos ha sido más que satisfactorio, ofreciendo una buena respuesta y rapidez a todas nuestras peticiones. No hay además lugar para el atasco en un equipo lo suficientemente potente para tener varios programas abiertos a la vez y un navegador repleto de pestañas. En cuando a su almacenamiento, ofrece un par de discos SSD de 128 GB en configuración Super RAID 2 y 1.000 GB de espacio en HDD, el sistema operativo encargado de todas las gestiones es Windows 8.1, y la batería que monta es de 6 celdas -no es extraíble, por cierto-, con una capacidad de 5.400 mAh.

Hay que valorar además muy positivamente el poco ruido que hace este MSI, aunque esto también puede ser resultado de una ventilación no tan buena (unido a un grosor muy delgado, claro): en varias ocasiones hemos tenido que retirar el portátil de nuestras piernas por sentirlo demasiado calentito tras un rato de juego.

Estamos haciendo un mero repaso por las principales impresiones que nos ha generado este portátil jugón, pero aún así, no hemos podido evitar someter al equipo a algunas pruebas de rendimiento conocidas para que tengas algunos números de referencia. No deseamos extendernos mucho en este aspecto, pero al menos te apuntamos que este MSI GS70 Stealth logró 6,65 en ‘Cinebench 11.5’ y que en la conocida ‘3DMark’, alcanzó una puntuación de 14.225 en el test Sky Diver (especialmente pensado para portátiles gaming) y 4.296 en la prueba Fire Strike.

No podemos acabar este repaso sin hablar de la pantalla, otro de los puntos neurálgicos de este equipo. El GS70 Stealth ofrece un panel de 17,3 pulgadas con resolución Full HD (1.920 x 1080 píxeles). Disfruta demás de tratamiento anti-reflejos, una cualidad que se aprecia bastante en el equipo cuando lo usas en ambientes con bastante más luz. Sus ángulos de visión resultan bastante buenos y seguro que no te decepcionará a la hora de echar tus partidas.

 

MSI ha apostado por reforzar un equipo que ya de por sí era potente y la jugada le ha salido bastante bien. El GS70 Stealth (modelo GS70 2PE-021ES) resulta un equipo muy interesante por aunar en un mismo producto dos cualidades que no suelen darse la mano en el segmento jugón: un alto rendimiento -fundamental y por encima de cualquier otro aspecto, obviamente- y un diseño muy cuidado en el que un cuerpo liviano brilla como protagonista. Poder disfrutar de un espléndido panel de 17,3 pulgadas sin deslomarse cada vez que mueves el portátil de sitio es casi un lujo en este sector y es de reconocer al fabricante.

Como puntos más negativos señalaríamos quizás las altas temperaturas que puede llegar a alcanzar a veces y, claro está, su precio, una cifra importante a pensarse antes de dar el paso que ronda los 1.700 euros.