Nuevos Broadwell-E, todo lo que debes saber

¿Qué aporta esta nueva generación? Debemos tener claro desde el principio que estamos hablando de procesadores tope de gama, posicionados por encima de cualquier Core i7 de consumo y que por tanto van dirigidos a un tipo concreto de usuarios.

Hecha esta aclaración podemos decir que Broadwell-E supone un avance claro tanto en rendimiento multihilo como monohilo. Lo primero se consigue gracias a una elevación del máximo de núcleos, que en el modelo superior sube hasta 10 núcleos y 20 hilos frente a los 8 núcleos y 16 hilos de la generación anterior, Haswell-E.

Lo segundo, el rendimiento monohilo, es posible gracias a una mejoraría gracias a la nueva tecnología Turbo Boost de tercera generación, que permite un aumento de frecuencias dinámico y ajustable que actuaría de forma mucho más precisa en función de la carga de trabajo.

Entrando en cifras concretas Intel habla de hasta un 35% más de rendimiento en multihilo y un 15% más de rendimiento en monohilo. Es evidente que si tienes un procesador Haswell-E probablemente no te compense cambiar a esta nueva generación, pero en cualquier caso para los más exigentes y aquellos que necesiten lo mejor del mercado es innegable que esta nueva gama será su mejor apuesta.