Pokémon GO, por qué el fenómeno de realidad aumentada está arrasando

Pokémon, el videojuego que encandiló a una generación entera en los noventa, vuelve a estar en boca de medio mundo. Millones de videojugadores vuelven a probar sus mieles, en busca de capturar a todas las populares y carismáticas criaturas que ideó la compañía japonesa.

Esta vez no se convertirán en entrenadores Pokémon recorriendo un universo ficticio a través de las pantallas monocromas de sus consolas portátiles; lo harán caminando por calles, bosques y playas acompañados de su teléfono inteligente, llave maestra que vincula el mundo físico con el universo ficticio.

El videojuego para iOS y Android emplea un gran elenco de las tecnologías disponibles en los terminales actuales como el GPS y la cámara. El objetivo es alentar a los videojugadores a explorar su alrededor en busca de objetos coleccionables que les ayuden en su aventura, gimnasios donde batirse en combate y, cómo no, más criaturas virtuales para su colección.

El pasado lunes, Central Park estaba repleto de jóvenes que recorrían el parque de un lado a otro mirando la pantalla del móvil, apuntando con su cámara a los árboles para encontrar una nueva criatura u obtener objetos en lugares estratégicos. Los establecimientos también se ven beneficiados de su popularidad y han comenzado a realizar promociones en EE UU para atraer a los entrenadores e invitarlos a consumir con el pretexto de capturar más criaturas Pokémon.

Pokémon GO representa a la perfección cómo una tecnología, en este caso la realidad aumentada, que consiste en emplazar elementos virtuales dentro del mundo físico visto a través de una pantalla, pasa de ser un nicho o juguete para unos pocos tecnólogos, a ser algo mucho más grande. En este caso, los jugadores recorren las calles de su ciudad ayudados de un mapa virtual, buscando con sus cámaras más Pokémon que capturar. La idea no es nueva. Hay varias compañías que ofrecen la tecnología a los sectores profesionales y Google intentó popularizar dicha tecnología con sus Glass, las excéntricas gafas que cayeron en el olvido.

http://tecnologia.elpais.com/tecnologia/2016/07/12/actualidad/1468336791_763102.html